Financiamiento de Empresas

Uso de líneas de crédito como capital circulante

Una línea de crédito le permite a su empresa hacer uso de fondos para cubrir la brecha de flujo de efectivo o para ampliar su empresa y puede ayudar a aumentar los ingresos.

Fecha de Publicación: 19 de abril de 2016

Casi todas las empresas atraviesan períodos en los que necesitan más efectivo del que tienen disponible. En esos momentos, muchos empresarios recurren a sus tarjetas de crédito comerciales o personales para financiar adelantos en efectivo o compras más importantes, con la intención de pagarlos durante varios meses. Sin embargo, las tarjetas de crédito son más adecuadas para los gastos diarios que uno pretende pagar rápidamente. De hecho, tener un saldo remanente alto en la tarjeta de crédito mes tras mes puede hacer que este aumente a largo plazo, en especial, debido a las altas tasas de interés que la mayoría de las tarjetas de crédito aplican sobre el efectivo. En esta situación, contar con una línea de crédito comercial ya establecida podría darle un margen financiero.

Una línea de crédito le permite a su empresa hacer uso de fondos para cubrir la brecha de flujo de efectivo o para ampliar su empresa. También puede ayudar a aumentar los ingresos, ya que le permite financiar nuevos flujos de ingresos, en lugar de tomar prestado dinero de sus ahorros o rechazar negocios. Solicitar una línea de crédito antes de que la necesite le brinda la flexibilidad para tomar las mejores decisiones para su empresa en el momento adecuado y, así, no dejar pasar una oportunidad única.

Una línea de crédito comercial puede estar garantizada (es decir, cuando usted cuenta con un depósito de garantía) o no. En ambos casos, se debe presentar una solicitud, atravesar un proceso de aprobación y firmar un contrato de préstamo similar al de una tarjeta de crédito. Sin embargo, existen algunas diferencias importantes entre estas dos opciones:

Líneas garantizadas:

  • Requieren que usted pignore sus activos, como propiedades inmuebles o una cuenta de ahorros o de certificados de depósito (CD), que pueden utilizarse como una fuente secundaria de pago en caso de que usted no pueda pagar el monto pedido en préstamo.

  • Pueden ofrecer tasas de interés más bajas que las cuentas sin garantía, según su perfil comercial específico y su historial de crédito comercial y personal. Específicamente, las líneas garantizadas con propiedades inmuebles pueden ofrecer límites de crédito más altos.

  • Por lo general, las líneas garantizadas con propiedades inmuebles conllevan un proceso de aprobación más largo, mientras que las líneas garantizadas con cuentas de ahorros o de CD conllevan un proceso de aprobación más corto.

Líneas sin garantía:

  • Le permiten pedir dinero prestado principalmente según su historial de crédito comercial y personal, y su flujo de efectivo.

  • Por lo general, son líneas de crédito más pequeñas y tienen tasas de interés más altas que las cuentas garantizadas.

  • Por lo general, conllevan un proceso de aprobación más largo que las líneas garantizadas con cuentas de ahorros o de CD.

Las necesidades de su empresa, además de su estrategia de gastos, determinarán qué tipo de línea de crédito es la mejor para usted. Tenemos clientes que con frecuencia retiran todos los fondos de su línea de crédito y luego pagan el monto total poco tiempo después. Otros retiran fondos con menos frecuencia y cancelan el saldo en el transcurso de algunos meses.

A continuación, se citan algunos ejemplos de cómo los propietarios de pequeñas empresas han utilizado las líneas de crédito de Wells Fargo en el pasado:

  • Una tienda de avisos publicitarios obtuvo un descuento considerable al comprar una gran cantidad de vinilo de una vez.  

  • Un fabricante de abrigos recibió un pedido de cientos de abrigos de una gran tienda por departamentos y utilizó la línea de crédito para comprar material suficiente para hacer los abrigos.

  • Un paisajista utilizó una línea de crédito para cubrir gastos básicos de la empresa, como impuestos, nómina, alquiler y seguro, mientras esperaba que los clientes pagaran.

Sin embargo, las líneas de crédito no son las opciones ideales para toda situación en que se pide dinero prestado. Si tiene pensado realizar una compra importante que desea cancelar en pagos mensuales iguales con el transcurso del tiempo, pedir un préstamo puede ser una opción más adecuada. Por ejemplo, si usted está ampliando su espacio comercial o comprando un equipo grande, un préstamo puede ofrecerle la seguridad de saber cuál es el monto exacto que tendrá que pagar cada mes durante un cierto período.

Además, las tarjetas de crédito comerciales pueden ser más adecuadas para realizar las compras diarias que paga todos los meses. Al utilizar las tarjetas de crédito para realizar compras más pequeñas y pagarlas todos los meses, puede aprovechar el período de gracia para el pago de intereses y así evitar pagarlos. En el caso de las líneas de crédito, los intereses comienzan a acumularse inmediatamente después de que usted pide dinero prestado de la línea de crédito. 

Las líneas de crédito pueden ayudarle a cubrir costos inesperados, pero también es importante planificar por adelantado y proyectar la entrada y salida de efectivo. Planificar por adelantado le permite prever cuándo necesitará recurrir a su línea de crédito, cuánto necesitará cubrir y cuándo podrá pagar el monto pedido en préstamo.

Una línea de crédito comercial puede ser una herramienta valiosa que le otorga un mayor control sobre el flujo de efectivo. Independientemente de que esté planificando por adelantado el crecimiento de las ventas o que esté cubriendo la brecha entre las cuentas por pagar y los pagos de los clientes, las líneas de crédito brindan una fuente de fondos previsible y flexible que puede mantener la solidez de sus finanzas y hacer que su empresa siga creciendo.

Bob Falkenberg es Vice Presidente Sénior de Tarjetas de Credito y Líneas de Crédito Comerciales en Wells Fargo.

SHARE