Flujo de Efectivo

No ignore el potencial de una cuenta de ahorros comercial

Fecha de Publicación: 19 de abril de 2016

Establecer cuentas a nombre de su empresa es uno de los primeros logros en su camino hacia el éxito como empresario. Aunque tal vez parezca básico, pensar detenidamente esta decisión fundamental puede ofrecer una perspectiva valiosa sobre cómo administrar sus finanzas comerciales e, incluso, revelar oportunidades que pasó por alto.

El primer paso esencial es separar sus cuentas comerciales de sus cuentas personales. Cuando recién comienza o durante tiempos difíciles, puede parecer fácil pagar los gastos comerciales con tarjetas o cheques personales. Pero por motivos de contabilidad, flujo de efectivo, impuestos, registros y crédito, sin mencionar el hecho de poder demostrarse a usted mismo y a los demás que realmente está preparado para llevar a cabo la actividad comercial, es fundamental establecer cuentas independientes y de carácter comercial únicamente.

¿Pero cuáles? Existe una gran variedad de opciones disponibles en el mercado, desde cuentas de cheques básicas hasta soluciones sofisticadas de administración de tesorería, cada una con características y beneficios, requisitos de saldo mínimo y cargos diferentes. Incluso antes de entrar al banco, piense en sus necesidades comerciales y cómo pretende satisfacerlas. ¿Qué opciones le permiten realizar operaciones bancarias de la manera que usted desea? ¿Está aprovechando su tiempo y dinero al máximo?

Si usted es como la mayoría de los empresarios, es muy probable que entre las respuestas se encuentren una cuenta de cheques comercial, acceso a la Banca por Internet (Online Banking) y una tarjeta de débito o de crédito comercial. Es posible que omita la opción de cuenta de ahorros comercial. Pero vale la pena considerar nuevamente esta herramienta financiera versátil y práctica.

Una fuente de fondos con un fin específico

Una cuenta de ahorros con un fin específico puede ayudarle a administrar mejor su empresa. Cuando tiene una necesidad a corto plazo, como reemplazar o reparar equipos fundamentales, utilizar sus ahorros para disponer de efectivo es una opción rentable y simple. También sirve guardar cierta cantidad de efectivo todos los meses para afrontar un gasto importante previsto, como realizar pagos de impuestos o comprar inventario de temporada. Ambas estrategias le ayudan a administrar su flujo de efectivo de manera más eficaz, operar de manera más sencilla e incurrir en menos deudas.

Seguimiento, control, registro y conservación

Dejando las necesidades inmediatas a un lado, una cuenta de ahorros es también una buena manera de ayudarle a comprender su flujo de efectivo total. Utilizar cuentas diferentes para sus gastos operativos, capital circulante y necesidades a largo plazo permite que su banco le ayude a llevar un control y un registro, además de brindarle asistencia con las tareas contables. Y si todavía no empezó a usar los estados de cuenta por Internet, esta es otra buena manera de simplificar sus finanzas. Los estados de cuenta por Internet son gratuitos, seguros y por lo general se conservan durante siete años en caso de que sea necesario utilizar esta documentación financiera en el futuro.

Protección eficaz en función de los costos

Debido a que la cuenta de ahorros puede vincularse a otras cuentas de la misma institución, también permite que su dinero se encuentre disponible la mayor parte del tiempo. Ofrece un "seguro" económico contra sobregiros, que pueden convertirse en un hecho desafortunado de la vida al equilibrar los pagos entrantes de los clientes con los pagos salientes a los proveedores y otros gastos. Además, los saldos de las cuentas de ahorros a menudo pueden combinarse con sus otros saldos, lo que le permite quedar exento del cargo mensual por servicio.

La atención se centra en su flujo de efectivo

A esta altura, es posible que aún piense: "Si todo ese dinero es mío y está todo en el mismo banco, ¿por qué no tenerlo en una sola cuenta?" Dividir su dinero puede parecer algo arbitrario, pero hacerlo de una manera coherente y sensata es una buena práctica comercial que puede mejorar su administración general del dinero.

Utilizar sus ahorros en lugar de crédito para administrar las fluctuaciones financieras le permite mantener la atención centrada en su flujo de efectivo. Si se tiene en cuenta que la falta de efectivo puede hacer que una empresa fracase incluso si no hay falta de ingresos, cualquier opción que le ayude a llevar un registro del flujo de efectivo y a hacer que dicho flujo siga siendo sólido es una herramienta fundamental para alcanzar el éxito.

Independientemente de que su empresa recién esté comenzando o que ya se encuentre bien establecida, una cuenta de ahorros comercial ofrece una manera flexible, rentable y estratégica de mantener el control sobre sus finanzas y de mantenerse encaminado hacia el crecimiento y el éxito.

Ann Marie Lynch es Vicepresidente Sénior y Directora de Depósitos Comerciales en Wells Fargo.

SHARE