Noticias

Tres sugerencias para ayudar a los veteranos propietarios de pequeñas empresas con la planificación de la sucesión

Fecha de Publicación: 19 de abril de 2016

La Semana Nacional de la Pequeña Empresa Propiedad de Veteranos (del 2 al 6 de noviembre), Veteran’s Day (11 de noviembre) y el Mes de la Familia Militar constituyen un excelente momento para honrar a los veteranos propietarios de pequeñas empresas. Según la Small Business Administration, existen 3.7 millones de pequeñas empresas propiedad de veteranos, lo que representa más del 9 por ciento de las empresas de los EE.UU.1

Los propietarios de empresas y empresarios veteranos realizan importantes contribuciones a la creación y el crecimiento de las empresas en la economía estadounidense. Su servicio con frecuencia les proporciona importantes destrezas y habilidades en materia de liderazgo que son directamente pertinentes a la titularidad de una empresa. Mientras que en la actualidad tres cuartas partes de los veteranos propietarios de empresas administran empresas que se encuentran en las etapas de puesta en marcha, crecimiento y sostenibilidad, muchos se encuentran en la etapa de disminución paulatina.

En un reciente estudio nacional de Wells Fargo/Gallup (en inglés), los veteranos propietarios de empresas se mostraron más propensos que la población general de propietarios de empresas a decir que se encontraban en la etapa de disminución paulatina de sus empresas (24 por ciento y 15 por ciento, respectivamente). Esto puede deberse al hecho de que los veteranos propietarios de empresas tienden a ser de mayor edad que aquellos que pertenecen a la población general y, en consecuencia, muchos podrían estar considerando la posibilidad de jubilarse o hacer otros cambios en su vida.

La disminución paulatina de una empresa es una etapa crucial del ciclo de vida de la empresa. Al pensar en el futuro de su empresa, ya sea que desee venderla, transferir su titularidad, obtener efectivo o disminuirla paulatinamente hasta cerrarla por completo y procurar jubilarse, resulta útil iniciar un proceso de planificación de la salida de la empresa. Cuando hablamos de desarrollar un plan de sucesión para su empresa, no existe una única solución que se adapte a todas las situaciones, pero aquí le mostramos algunas sugerencias para tener en cuenta:

1. Comience a planificar

Ya sea que le transfiera la empresa a un miembro de su familia, se la venda a un comprador externo o elija otra estrategia de salida, planificar con detenimiento es fundamental para realizar la transición con éxito, no solo para usted y su sucesor, sino también para la salud a largo plazo de su compañía.

Puede establecer este plan en cualquier momento. Sin embargo, es una buena idea crear un plan de transición al mismo tiempo que se desarrolla o se actualiza su plan de negocios (en inglés).

Si usted desea realizar la salida mediante la venta de la empresa, por ejemplo, podría incluir una línea cronológica para intentar interesar a posibles compradores. Por otra parte, si desea transferirle la compañía a un candidato interno, podría incluir una estrategia para elegir y capacitar a su sucesor. La elaboración de una transición exitosa y el desarrollo de un plan serán importantes para que usted sepa cuáles son los pasos que deben llevarse a cabo, quién está a cargo de cada paso y cuándo desea usted que se completen dichos pasos.

2. Identifique las opciones de transición

Si está pensando en vender la empresa, decida primero a qué tipo de comprador se la venderá. Podría ser un sucesor interno, como por ejemplo, un accionista, un socio o un gerente. También podría ser el propietario externo de una empresa relacionada, o incluso un cliente o proveedor importante. Una vez que haya identificado a su comprador deseado, prepare sus estados financieros, resuelva cualquier problema legal y tome las medidas necesarias para lograr que su empresa sea lo más atractiva posible. Unas finanzas sólidas y un plan para que la administración continúe funcionando sin problemas después de que usted se haya ido pueden ayudar a maximizar el valor de su empresa. Si decide cerrar su empresa o jubilarse, es una buena idea hablar con su representante bancario para analizar qué tipo de plan puede ser mejor para usted y su empresa. Si usted es propietario único, puede simplemente decidir cerrar sus puertas. Pero si su empresa se encuentra establecida como una sociedad, usted y sus copropietarios deberán tomar la decisión en forma colectiva.

3. Prepare una evaluación de la empresa

Una evaluación completa de la empresa le ayudará a potenciar al máximo las ganancias de una venta o a garantizar la sostenibilidad y el crecimiento después de que usted se haya ido. Prepárese para una evaluación profesional de la empresa reuniendo entre tres y cinco años de registros financieros exactos y actualizados, un estado de pérdidas y ganancias actual, una lista de sus activos comerciales, documentos legales — como por ejemplo, los contratos de sociedad o el acta de constitución — y cualquier otro documento, lo cual incluye copias de los principales contratos que puedan ayudar a un profesional a evaluar el valor de su empresa. Los métodos utilizados para valorar a cada compañía son únicos y son impulsados por el tipo de industria a la que usted pertenezca.

Crear una estrategia de salida no es una prioridad para la mayoría de los propietarios de pequeñas empresas. Sin embargo, es importante que piense en sus metas a largo plazo, y que determine si usted ha implementado o no el proceso y la estructura adecuados antes de abandonar o transferir la titularidad de su empresa.

 


1 https://www.sba.gov/sites/default/files/FAQ_March_2014_0.pdf (en inglés)

SHARE