Planificación de Empresas

Una actitud para el éxito

Tener la actitud correcta puede hacer toda la diferencia cuando se trata del éxito de su empresa.

Fecha de Publicación: 02 de marzo de 2018

Tal vez pienses que tu idea de negocios es lo más importante, pero hay muchos elementos de comportamiento que también son críticos para tu éxito. Tu mentalidad es una de las más cruciales.

Reconocer quién eres y quién no eres

Como propietario de un negocio, conocer tus fortalezas y áreas de mejora te ayudarán a identificar dónde puedes trabajar solo y dónde vas a necesitar ayuda. Consideremos algunos ejemplos:

Imagina que eres un diseñador gráfico altamente calificado, que trabajas independientemente para varias empresas locales. Tu cartera habla de la calidad de tu trabajo, pero como persona introvertida, podría resultarte difícil comunicarte con nuevos clientes o incluso socializar con los existentes.

Pero al identificar eso, has ganado la batalla. Ahora puedes buscar una agencia que te represente y promueva activamente tu talento, dejándote libre para concentrarte en tu fortaleza, en lo que realmente te gusta hacer, el diseño gráfico.

Ahora imaginemos el caso de que tienes una panadería gourmet. Es probable que como dueño-panadero conozcas muy bien lo que se necesita para hornear un producto delicioso, cómo debe decorarse e incluso los pequeños detalles de empaquetado. Pero en este caso, tu debilidad son los números respecto a la contabilidad, los impuestos y la nómina. Por lo tanto, tendrás que contratar un contador o tenedor de libros de confianza para que te ayude con los asuntos financieros y así te puedas concentrar en ser el mejor panadero que puedes ser.

Identificar en lo que uno sobresale es un paso importante para tener la mentalidad correcta como empresario, pero no es lo único.

Ser persistente

Un empresario exitoso nunca se rinde, éste siempre cree y se mantiene enfocado en su sueño. El fundador de Apple, Steve Jobs, fue rechazado una y otra vez — incluso despedido de Apple en un tiempo — antes de transformarlo en el imperio que es hoy. Él supo cómo tomar el rechazo y convertirlo en buscar otras oportunidades. Permanecer enfocado cuando algo va mal es un componente fundamental de la mentalidad emprendedora. Un empresario inteligente escucha comentarios y sugerencias, y elige deliberadamente ignorarlos o implementarlos. Este nunca se rinde y siempre sigue adelante.

Mantenerse flexible

La flexibilidad no significa siempre cambiar de opinión acerca de tus ideas de negocios; más bien, significa estar abierto a las posibilidades de hacerlo diferente y mejor. Los propietarios de negocios a menudo comienzan un negocio para resolver una necesidad propia, y una que saben que otros también tienen. Pero a medida que descubren las necesidades de los diferentes clientes, pueden darse cuenta de que su idea original no es lo suficientemente grande o amplia. Así que el adaptarse a las necesidades de los clientes y el mercado es un rasgo clave de los empresarios exitosos.

Apoyarse en los demás

Por último, los mejores dueños de negocio no trabajan solos; ellos crean alianzas y buscan ayuda y también apoyan a otros. Cuando aprenden una manera de ser más eficientes, comparten con su comunidad. Crear una comunidad empresarial es lo que los empresarios deben hacer, por lo que debes rodearte de otras personas inspiradoras y positivas que se ayuden unas a otras. Aparte de estas cualidades actitudinales, hay otras habilidades prácticas (página en inglés) que también pueden ayudarte como propietario de un negocio. Explora qué cualidades ya posees y cuáles puedes desarrollar más. Aquí es dónde le puedes pedir a otros que te ayuden a evaluarte y conocerte.

SHARE